Flor de Iguana

CAMPAnA-titulo-flor-de-la-iguana-lydia-lavin

 
INSPIRACION-flor-de-la-iguana-lydia-lavin

Inspiración de la Colección

Otoño / Invierno 2015/2016

De acuerdo con la cosmovisión zapoteca, la mujer proviene de la iguana. Se trata de un reptil que se caracteriza por su adaptabilidad: es una sobreviviente que recurre a la mímesis y a vivir en distintos ecosistemas con tal de permanecer con vida.

Esto es palpable en la zona del Istmo de Tehuantepec, en donde la mujer ocupa un papel central en la sociedad: se trata de una organización matriarcal, en la que la mujer destaca por su participación en el ámbito económico y por su labor de preservar los trajes típicos de la zona.

Las iguanas son animales que rechazan los cambios, y se puede afirmar algo similar sobre la mujer del Istmo. Desde antes de la llegada de los españoles, una de las prendas que elaboran, el traje de tehuana, tiene como protagonista indiscutible a la flor bordada.

Éste es el símbolo de que, a pesar del paso del tiempo, la mujer del Istmo permanece fiel a sus orígenes. A tal grado que, diferencia de otros trajes típicos mexicanos, esta indumentaria es viva: el traje de tehuana se sigue utilizando día con día y en las festividades propias de la región.

Por esa razón, esta colección recibe el nombre de “Flor de Iguana”, porque las flores bordadas por las mujeres del Istmo son, de manera simbólica y también literal, sus propios frutos. Las flores, pues, son creaciones de la iguana.

La colección toma como inspiración a la mujer tehuana de Juchitán, Oaxaca, figura icónica de la zona por su indumentaria. De ahí que los trajes de “Flor de Iguana” son fuertes, llenos de contrastes y con toques floridos y etéreos, que representan a la mujer fuerte pero sensible que, en su debate, rescata al México profundo.

Las siluetas están marcadas con un toque varonil y andrógino al tiempo que no dejan de ser femeninas. Las telas son pesadas: se trata de lanas, sedas y algodones combinados con tejidos translucidos como son las gazas, los encajes y los tules. El hilo conductor en todo momento es la flor bordada. El colorido es neutro (hecho a base de negro, blanco hueso, cobre, azul marino y gris), contrastados con la paleta exuberante de las flores.

La joyería de la marca Oro de Monte Albán, elaborada en filigrana de oro y plata, acompaña a toda la colección. Los zapatos estuvieron a cargo de Dorothea y de Lydia Lavín. Por último, las bolsas fueron elaboradas en colaboración con Turkana.

La música original que acompaña la colección, y que recibe el mismo nombre, fue elaborada por Francesc Messeguer, quien ha musicalizado las pasarelas de Lydia Lavín desde 2012.

Deseamos presentar una colección incluyente e inspirada en mujeres mexicanas de diferentes ocupaciones y orígenes, que en sus vidas diarias dan testimonio de las batallas, retos y victorias a las que se enfrentan.

Para Lydia Lavín, trabajar con las mujeres juchitecas cierra un ciclo de 10 años, ya que una de las primeras colecciones que desarrolló la marca, fue a partir de una colaboración con las bordadoras de esa zona.

Lydia Lavín Directora General

 

desfile-titulo-flor-de-la-iguana-lydia-lavin

 

 

MUSICA-tiulos-flor-de-la-iguana-lydia-lavin

 

DESCARGABLES-flor-de-la-iguana-lydia-lavin

  # Inspiración (ver)
# Lookbook (ver)
#Boletín de Prensa (ver)
# Salidas del defile (ver)
# Postal (ver)

FOTOGRAFÍAS POR RICARDO ENCINAS.